blog

03/02/2022 La historia de la familia Meikle

fostering_couple

Margie Meikle tiene algunos consejos para nuevos padres y madres de crianza: «Apueste todo». «Una vez que se comprometa en dar cuidado de crianza no puede tener reservas, porque si las tiene, los niños lo van a notar». «Eso no significa no ser perspicaz, y no poner límites ante un comportamiento desafiante, sino mantener un ojo abierto todo el tiempo. En realidad, sólo se trata de criar a los hijos, ¿no es así?».

Margie Meikle seguramente lo sabía. En sus 13 años ofreciendo cuidado de crianza, la familia Meikle (Margie, su marido Rich y tres hijos biológicos, dos varones adolescentes y una hija adulta) ha compartido su hogar con cerca de 40 niños en cuidado de crianza de HopeWell.

Algunos niños se quedaron horas o días debido a una crisis en su hogar primario, o mientras esperaban una colocación más permanente, o durante un período de enfermedad o viaje del padre o madre de crianza primario. Otros se quedaron un par de años antes de volver a vivir con su familia biológica. Y otros pasaron cuatro o cinco años con los Meikle, mientras completaban su educación y salían del sistema de crianza hacia una vida independiente.

Su primer niño de crianza, un varón de 12 años, estuvo con ellos dos años participando en todas las actividades familiares, como los fines de semana de pesca y acampada varias veces al mes. Finalmente, el niño fue colocado con sus abuelos. Al irse, les dijo: «Siempre recordaré las cenas juntos en familia».

«Eso casi me destruyó», recuerda Margie. «Con tantas cosas divertidas que compartimos, lo que se llevó de nosotros fue nuestro esfuerzo por cenar en familia todas las noches».

Hoy en día, el hogar de Margie está formado por cuatro varones adolescentes, dos hijos biológicos de 16 y 17 años, y dos hijos de crianza de 16 años.

«La leche es uno de mis castigos», bromea, ya que no entiende por qué ninguno de los cuatro varones parece ser capaz de acordarse de guardar la leche.

Bromas aparte, Margie es franca sobre los desafíos de amar y criar a niños que pasaron por situaciones de inestabilidad, trauma, abuso y negligencia en sus jóvenes vidas. Algunos niños a cargo de Margie y su marido los agredieron físicamente y destruyeron su propiedad. Otros presentaban comportamientos sólo explicables por su historia de pérdida o abuso, como el niño que se arrastró bajo la mesa y montó una rabieta en el almuerzo porque temía decirle a Margie que no le gustaban los sándwiches.

A partir de estas experiencias, Margie aprendió a esperar lo inesperado. «Suceden cosas que nos sorprenden», dice, «pero eso no significa que no sean normales para el niño».

También aprendió a no tomarse el comportamiento de un niño como algo personal. «Puede parecer personal en el momento, pero no lo es», dice Margie. «Estos niños no pidieron tener estas vidas y están lidiando con emociones y heridas que, en última instancia, no tienen nada que ver con nosotros».

Margie agradece el apoyo de HopeWell para padres de crianza que les ayudó a mejorar a toda su familia, a sus tres hijos biológicos y a sus hijos de crianza por igual. Gracias a la capacitación intensiva, el apoyo para crisis las 24 horas del día, las visitas semanales de los trabajadores sociales de HopeWell, la disponibilidad de terapia y otras intervenciones de salud mental, y las combinaciones bien pensadas de padres de crianza y niños, Margie y su marido saben que cuentan con un equipo que los respalda y ayuda a su familia.

«Tal vez no seguiríamos siendo padres de crianza si no hubiéramos empezado a través de HopeWell», dice Margie. «Para ellos no somos sólo un número, siempre preguntan por nuestros hijos y por mis padres. HopeWell es nuestra familia».

Margie y su marido decidieron convertirse en padres de crianza porque querían tener una casa llena de niños, además de la hija de Margie de un matrimonio anterior, y al principio no podían concebir. Sin embargo, poco después de averiguar sobre acoger a un niño, Margie quedó embarazada y dejaron de lado el plan. Tras un aborto espontáneo, Margie dio a luz a sus dos hijos en un plazo relativamente corto.

Pero nunca abandonaron la idea de acoger niños y, cuando su hijo menor cumplió tres años, decidieron volver a planteárselo. Con su franqueza característica, Margie atribuye esa decisión, en parte, a la ingenuidad.

«No teníamos ni idea de lo que íbamos a ver, enfrentar y soportar como familia», dijo. «No entendíamos lo que habían pasado los niños que vendrían a vivir con nosotros. No entendíamos lo que era el trauma».

Pero hoy, Margie dice que no puede imaginar haber criado a su familia de otra manera.

«Lo digo todo el tiempo, los niños a los que cuidamos nos han dado tanto, o más, que nosotros a ellos». «Ser madre de crianza me ha convertido en una persona mil veces mejor y en una madre mucho mejor».

Acoger niños desde que sus propios hijos eran pequeños también ha convertido a su familia en lo que es hoy. «Yo no soy la mamá de crianza Margie, Rich no es el papá de crianza Rich, somos la familia de crianza Meikle y cuando esos niños entran en nuestra casa, se convierten en nuestros hijos», añade Margie. «Con todos mis hijos, incluso mi hija, que tiene 26 años, nos hemos convertido en un grupo terapéutico, una entidad, supongo. Hablamos de todo. Resolvemos problemas. Esto es lo que somos».

Margie y su marido están orgullosos de sus hijos biológicos, ambos son atletas destacados (uno tiene un primer cinturón negro de karate) y estudiantes sobresalientes matriculados en escuelas de capacitación profesional.

Pero al fin de cuentas, lo que más los enorgullece es lo que pueden dar a todos sus niños a diario: «Todos mis niños se van a dormir sin hambre, sin miedo y sabiendo dónde se van a despertar mañana, dónde van a ir a la escuela mañana y que van a volver a casa de la escuela al final del día. No hay sorpresas, sólo estabilidad».

volver al blog