blog

03/02/2022 La historia de Gail

fostering_couple

Sólo en Massachusetts, más de 10.000 niños y adultos jóvenes son colocados en cuidado de crianza porque sus padres no pueden darles un entorno seguro y enriquecedor donde crecer y prosperar. Muchos de estos jóvenes han sufrido traumas graves y negligencia, lo que aumenta su riesgo de falta de vivienda, desempleo, educación insuficiente y pobreza en la edad adulta.

En HopeWell, sabemos que, con la estructura y el apoyo adecuados, los jóvenes en cuidado de crianza pueden lograr lo que se propongan. Y un hogar afectuoso y enriquecedor es la base del éxito. Por eso estamos tan agradecidos a los padres y madres de crianza como Gail Cardone. Durante más de 20 años Gail ha abierto su casa y su corazón a jóvenes que necesitan el amor, la estabilidad y el apoyo indispensables para llevar una vida plena y productiva.

En 2007, avanzando más allá de sus obligaciones como madre de crianza, Gail y otro padre de crianza temporal fundaron «M.T. (My Transition) Pockets«, una iniciativa para dar maletas nuevas con ruedas a jóvenes en cuidado de crianza que, con demasiada frecuencia, entran y salen del sistema asistencial con sus pertenencias en una bolsa de basura negra.

«No podemos imaginar por lo que debe atravesar un niño, retirado de su casa a mediodía o en plena noche, con su vida reducida a unas pocas cosas en bolsas de basura mientras unos extraños le cuentan cómo es su vida», dijo Gail cuando comenzó el proyecto. «Intentamos hacer que su vida sea un poco más fácil, un poco mejor».

Pero, para Gail y otros padres de crianza de HopeWell, no se trata sólo de lo que les dan a los jóvenes a su cargo, sino de lo que reciben a cambio.

«Esta organización orientada a la familia me ha dado un apoyo [y] una educación impresionantes, que me permitieron vivir la vida más extraordinaria», dijo Gail a los patrocinadores en nuestra gala «Cuando pienso en casa» el pasado mes de octubre.

«He sido afortunada por haber acogido a 20 jóvenes, y haber adoptado a uno de ellos, que ahora está casado y vive en Texas», añadió. «Ayudar a los niños a ir más allá de lo que su mundo les ha dado es increíble. Es una lección de humildad que me ha cambiado para siempre.»

¿Está listo para el cambio?

Si puede ofrecer un entorno hogareño seguro y estable (tanto si alquila como si tiene su propia casa), si sabe comunicar y solucionar problemas, y si entiende que cada niño es único y trae sus propias habilidades, intereses e historia, ya tiene lo necesario para ser padre o madre de crianza.

Puede estar casado/a o soltero/a. Puede vivir en una ciudad, un suburbio o un pueblo pequeño. Puede tener hijos, o no. Las familias de crianza, como cualquier otra, no son todas iguales. Lo que comparten los padres de crianza de HopeWell es el deseo de brindar cuidado y estabilidad a niños que necesitan un hogar seguro y cariñoso.

Si le interesa ser padre o madre de crianza de HopeWell, ¡nos encantaría saber de usted! Comuníquese con nosotros aquí.

¿No le interesa ofrecer cuidado de crianza, pero quiere ayudar a un niño a superar un pasado difícil y a tener un futuro mejor? Haga una donación para apoyar nuestro trabajo. ¡Todos tenemos un papel que desempeñar!

volver al blog